El Ski Nórdico

Actividades
December 28, 2018
El Ski Nórdico, 0 / 5 (0 votos)

El esquí nórdico es una familia de deporte de invierno que abarca distintos tipos de esquí concretamente aquellas disciplinas en cuya práctica no se fija el talón de la bota a la base de los esquíes, a diferencia del esquí alpino.

 

El esquí de fondo o esquí nórdico, junto con la natación, es uno de los deportes más completos que existen. Trabajo aeróbico puro y duro. Practicado a nivel de entrenamiento, buscando obtener un rendimiento físico, se convierte en un exigente trabajo de resistencia ya que para avanzar sobre la nieve hay que poner en marcha diversos grupos musculares a la vez: piernas, brazos y tronco trabajan prácticamente al mismo nivel de exigencia. Sin embargo, todo lo que tiene de duro a nivel cardíaco, lo tienen de suave para nuestros músculos, tendones y articulaciones ya que el cuerpo trabaja armónicamente sin tensiones y lo que es mejor, sin impacto.

El esquí de fondo nace en los países nórdicos por la necesidad de desplazarse sobre la nieve durante el invierno. El objetivo del esquí nórdico no es correr con esquís, si no deslizarse lo máximo posible sobre la nieve intentando optimizar el esfuerzo, lo que permite cubrir largas distancias en relativamente poco espacio de tiempo. Al contrario que en el esquí alpino, en el que para desplazarnos nos valemos principalmente de la gravedad, en el nórdico avanzamos gracias a la impulsión que ejercemos nosotros mismos ya sea sobre llano o en las subidas.

 

El nivel de transferencia de beneficios del esquí nórdico al atletismo o al triatlón es muy elevado, por lo que es un magnífico método de entrenamiento invernal:

Trabajo aeróbico: aumento del consumo de oxígeno y de la capacidad pulmonar (niveles de VO2max más altos que en cualquier otro deporte).

Se realiza en altura con los beneficios que eso conlleva: aumento de los niveles de hematocrito en sangre.

Aumento del tono muscular: trabajamos gemelos, soleos, cuadríceps y glúteos en el tren inferior y, al utilizar los palos también ejercitamos el a menudo olvidado tren superior con la movilización de trí­ceps, deltoides y hombros. Del tronco echamos mano de pecho, espalda, dorsales, lumbares y abdominales.

Bajo nivel lesivo: al no tener impacto, las articulaciones sufren menos (entrenamiento ideal si se está lesionado).

Se trabajan otras habilidades como el equilibrio, la coordinación y la percepción.

Cambiar de entorno: relación mucho más estrecha con la naturaleza, aumento de sensaciones. Estaciones ubicadas en parques naturales, muy poco masificadas y un ambiente distendido.

Para practicar el esquí nórdico se requiere una cierta técnica, por lo que es conveniente y recomendable no ser autodidacta al principio y realizar clases con algún monitor experimentado, progresando así más rápidamente en nuestro aprendizaje.

 

Para los que se aventuren a probar este deporte, les aconsejamos empezar aprendiendo la técnica del estilo clásico, trabajando el equilibrio como base fundamental de la técnica y el deslizamiento alternativamente sobre cada esquí (imitando el gesto cuando andamos o corremos). En esta modalidad nos deslizamos mediante unas trazas y los esquís tienen unas escamas en la parte media de la suela que se adhieren a la nieve y nos permiten realizar la impulsión y evitar que retrocedamos.

 

LOS MÁS LEIDOS

CATEGORÍAS

TOP SKI RESORTS