REGLAS VALIOSAS DEL ESQUÍ.

Actividades
November 7, 2019
REGLAS VALIOSAS DEL ESQUÍ., 0 / 5 (0 votos)

La nieve es un vicio. Calzarse las botas, ponerse sobre la tabla o los esquís y hacer una bajada sobre nieve polvo en un día soleado es una sensación difícil de explicar para los no esquiadores.

Llevar un buen equipo y aplicar las normas fundamentales de un buen esquiador hará de unos días de nieve un viaje inolvidable. Seguir las reglas de la estación y respetar las pistas cerradas o los avisos de avalancha nos puede salvar la vida. La práctica del esquí puede ser la mejor forma de disfrutar de la naturaleza al tiempo que se practica un deporte que día tras día capta más adeptos. Sin embargo sentir la velocidad mientras se desciende por blancas laderas tiene sus riesgos.

A continuación, te dejamos 5 reglas básicas del esquí para que las tomes en cuenta cuando visites alguno de los centros que Chile te ofrece.  Bien sea en Valle Nevado, Nevados de Chillán, Portillo, La Parva, El Colorado, Corralco o Ski Pucón es necesario que pongas en práctica estas reglas para pasarla de maravilla y sin problemas:

 

  1. UN BUEN EQUIPO DE ESQUÍ: antes de lanzarnos a las pistas de esquí es muy importante ir bien equipado. Esquís, fijaciones, botas, bastones, gafas de protección solar y guantes son imprescindibles aunque también se necesitará cremas protectoras solares para evitar incómodas y dolorosas quemaduras;  un casco específico para el esquí o el snowboard; y un buen pantalón y anorak que proteja de las bajas temperaturas. No es imprescindible, pero sí recomendable, llevar una mochila pequeña donde llevar un chaleco o alguna prenda de abrigo por si arrecia el mal tiempo; y agua para evitar la deshidratación. El móvil también es importante, y no sólo para el selfie, sino por si te pierdes poder llamar a alguien o que te localicen a través de la señal GPS del aparato.
  2. CONOCER LOS PELIGROS: el esquí es un deporte que se puede aprender desde pequeños y practicar hasta una edad avanzada pero hay que conocer los riesgos que supone descender por las laderas de la montaña a gran velocidad y ser conscientes del peligro real que ésto supone. En todas las estaciones de esquí hay unas recomendaciones que son imprescindibles conocerlas para evitar peligros y riesgos inherentes al esquí como pueden ser los cambios en las condiciones meteorológicas o las condiciones de la nieve según la temperatura y hora del día. También es necesario saber que podemos chocar con rocas, árboles, objetos naturales o fabricados así como con esquiadores que quizá no tengan el nivel de suficiente experiencia.
  3. SEGUIR LAS NORMAS: hay una regla de oro: nunca se puede esquiar fuera de pista sin conocer el estado de la nieve, si no tenemos experiencia y, sobre todo, en aquellas zonas que están cerradas o con acceso restringido. El riego de hacerlo es elevado. Posibles aludes, rocas, acantilados son sólo algunos de los riesgos por los que los responsables de la estación han decidido que esas zonas están “prohibidas”. Hazles caso que saben más que tú. Otra regla que hay que respetar es que los esquiadores que van por delante o que ya están en una pista tienen siempre prioridad de paso. Si decides pararte, que no sea en el medio de la pista sino a un lado para no estorbar a los que descienden.
  4. PROCURA ESQUIAR ACOMPAÑADO: aunque el esquí es un deporte que se puede practicar perfectamente solo es conveniente ir acompañado por si se sufre una mala caída y no se puede seguir bajando. Un amigo será la mejor ayuda y podrá ir en busca del personal de la estación. Si te caes en la pista y te has hecho daño y no puedes seguir, cruza los esquíes y espera ayuda. Una norma básica de seguridad es que nunca te quites los esquís: si te bloqueas y no puedes seguir esquiando, es mejor continuar con ellos puestos e intentar deslizarte que tratar de bajar con las botas de esquí, porque si hay hielo en la pistas puedes resbalar y será difícil pararte. Con los esquíes, siempre podrás resbalar lateralmente o intentar bajar en cuña. Si decides bajar andando, recoge tus esquíes y baja siempre por el lado izquierdo de la pista.
  5. CONOCER TUS PROPIOS LÍMITES: nadie mejor que nosotros mismos conocemos nuestros límites y si estamos capacitados para afrontar pistas de color rojo o negro, por lo que hay que tener precaución y limitarnos a hacer descensos por caminos que seamos capaces de afrontar sin miedo, lo que sin duda hará más segura y sobre todo más divertida la jornada de esquí. Piensa también en el cansancio acumulado: lo que era fácil a primera hora se puede volver muy cuesta arriba a última hora.

Como ves son normas sencillas pero muy importantes de seguir.  Hazlo y pásala bien.

LOS MÁS LEIDOS

CATEGORÍAS

TOP SKI RESORTS